Entrenando Juntos

Recuerdo perfectamente la primera vez que entrené en pareja, en ese momento mi novia quería volver a ponerse en forma después de llevar un tiempo sin practicar deporte debido al trabajo y a lo poco que le apetecía volver a “sudar la camiseta”.

En ese momento yo me abanderé como el mejor entrenador personal del mundo, tenía mil ideas, mil ejercicios para que realizásemos juntos, un planning definido y unos objetivos, hasta que mi novia, muy consciente ella de que a mí se me estaba yendo un pelín la cabeza, me puso de nuevo los pies en el suelo. No quería ganar las olimpiadas, sólo quería que hiciéramos deporte juntos.

La principal clave para practicar deporte en pareja es conseguir amoldarse a las necesidades del otro, conocer los límites y saber hasta dónde podéis llegar juntos sin que la otra persona deje de disfrutar de lo que estáis haciendo.

Salimos a correr, llevamos un buen ritmo, vemos que nuestra pareja va a nuestro lado, pero pasado un rato volvemos a mirarla y la vemos cansada, pero la animamos a que haga un esfuerzo, a que no se rinda, que siga adelante, pero…, está casi agotada y se le hace muy difícil seguir nuestro ritmo, así que es el momento en que quizás aflojando la marcha ella pueda ir mejor. Efectivamente, su cara a vuelto a cambiar, tiene otra expresión, otro ánimo y ya no parece que se le sale el corazón, así que volvemos a correr al unísono, disfrutando de ello, haciendo comentarios incluso. Entonces, te inunda una sensación gratificante. Ella está bien y estáis disfrutando juntos de algo que os gusta a los dos pero que por separado practicáis a intensidades diferentes, pero hoy no, hoy lo disfrutáis a la par y a ella esa sensación también le gusta. Lo habéis conseguido, estáis entrenando y disfrutando juntos. ¡Enhorabuena! Ya sois sportlovers.