Equilibrio

Hay personas a las que les gusta el riesgo, los deportes extremos y los desafíos; sin embargo, también hay gente que es mucho más tranquila, relajada y menos arriesgada.

En las parejas puede pasar lo mismo por lo que si, además los dos sois deportistas, cabe la posibilidad de que los deportes que practiquéis o que os gustan sean totalmente opuestos en cuanto a riesgo se refiere.

Por ello, debéis ser conscientes de que tendréis que encontrar un punto de equilibrio con el que los dos os sintáis a gusto y con el que disfrutéis haciendo deporte juntos. La clave para llegar a ese punto de equilibrio, a parte de la confianza, es el ceder un poco cada uno y asumir los miedos y limitaciones de tu pareja en lo que a esos deportes de riesgo se refiere.

Si ya habéis intentado que vuestra pareja los practique, no seáis muy insistentes ya que eso solo haría empeorar las cosas. Deberéis darle su espacio y si, por ejemplo, a vosotros os encanta el puenting pero a vuestra pareja no, sino que le gustan más los paseos por la naturaleza, lo que podéis hacer es que os acompañe a realizarlo, pero que se quede como una mera observadora animándote o incluso haciéndote fotos para recordarlo después. Así, cuando ya hayas acabado, podáis disfrutar de lo que queda de día, de la naturaleza del lugar donde habéis ido a hacerlo, por ejemplo.

Este es un buen ejemplo de cómo podéis adaptaros el uno al otro y buscar un punto en el que ambos disfrutaréis de pasar ese tiempo juntos.

Ya veréis como si conseguís llegar a ese punto de equilibrio con vuestra pareja, descubriréis que actividades que pensaste que nunca podrías disfrutar con ella se transforman en nuevas experiencias, mucho más completas y que os harán disfrutar en pareja mucho más.

Leave a Comment

Related Posts