Mar y Montaña

A tod@s, por lo general, nos encanta viajar. La sensación de preparar la maleta y esos nervios antes de la llegada a tu destino (sobre todo si es un sito nuevo), hacen que vivamos sensaciones especiales que, al menos, a mí me llenan de ilusión.

Dado que somos sportlovers, muchos de nuestros destinos también vienen condicionados por las actividades deportivas que podamos realizar en ellos, y la preferencia para estos tipos de destinos suelen ser: playa, montaña o ambos.

Ahora que estamos en verano mucha gente se decanta por la playa. En ella podemos llevar a cabo infinidad de actividades deportivas que por lo general no podemos realizar el resto del año, por lo que además del deporte en sí, nos aportan un cierto “aire fresco” que estamos deseando que dure lo máximo posible: natación, buceo, surf, esquí acuático, navegar, correr por la playa, vóley playa, etc…, y así podría estar infinitamente.

Por otro lado, mucha gente también opta por la montaña, en la que ahora sin nieve podemos disfrutar de más deportes a aparte del esquí, snow y demás deportes invernales. La montaña en esta época es ideal para hacer senderismo, barranquismo, rafting, escalada, etc…, y así una larga lista de actividades. Investiga un poco y te sorprenderás.

Yo soy de los que les encantan los contrastes y por ello quiero compartir con vosotros lo que voy hacer este verano, por si os sirve de inspiración o por si salta en vosotros el interés por algo nuevo.

Todos los veranos desde que soy pequeño paso largas temporadas en la montaña, ya que tengo una casa allí y me encanta. Lo que más me gusta es salir a correr por sendas pedregosas, con cuestas infinitas pero con paisajes alucinantes. Ese momento en el que tus pulmones inhalan el aire puro de la montaña me llena de vida. Otra de las actividades que me encanta y que pienso practicar en muy poquitos días es la escalada. Con el paso del tiempo he ido adquiriendo cada vez más destreza y las paredes verticales cada vez se medan mejor. Por ello, os animo a que empecéis con este deporte ya que, si os engancha al principio, no lo podréis dejar nunca y veréis como día a día vais mejorando y superando nuevos retos.

Por otro lado, no puedo dejar pasar el verano sin escaparme al menos una vez a la playa, porque también me encanta. El mar me emociona, por lo que cuanto estoy allí procuro pasar la mayor parte del tiempo metido en el agua. Nadar es una de mis pasiones, en invierno lo hago en una piscina cubierta pero en verano aprovecho y nado en el mar, voy de bolla en bolla con mi gorro llamativo (para que me vean bien) y así podría para horas (quien dice horas dice hasta que ya no puedo más). Y, además de nadar, tengo otra pasión que puedo practicar: el surf. Levantarse pronto, coger la tabla y perder la noción del tiempo con ella mientras disfrutas de cada ola es una sensación tan única que os invito a que la viváis por lo menos una vez en la vida.

Con todo esto, os quiero animar a que vayáis donde vayáis, mar o montaña, no sólo disfrutéis de unos días de descanso bien merecidos, si no que disfrutéis del lugar al máximo, exprimiéndolo y sacándole todo su jugo, realizando algo de deporte allí que os enganche de verdad.

Y quién sabe, a lo mejor allí dónde menos te lo esperas, haciendo lo mismo que tú, descubras a tu media naranja.

Leave a Comment

Related Posts