Material Para La Nieve

Dado que estamos en plena temporada de esquí, queremos compartir con vosotros algunos consejos para que disfrutéis de la nieve, más concretamente del esquí, con el material idóneo para ello.

El esquí, a pesar de lo que mucha gente piensa, es un deporte muy completo y en el que intervienen muchos grupos musculares. Por ello, aparte de estar en buena forma física, es imprescindible contar con el material adecuado para evitar lesiones.

Todas las partes del cuerpo tienen que estar protegidas adecuadamente con prendas que nos resguarden del frío y nos faciliten la movilidad. No vale con cualquier cosa que cojáis del armario, tiene que ser ropa preparada para la nieve, en especial si estáis aprendiendo ya que después de caerse varias veces puedes acabar empapado.

La ropa de esquí tiene que mantener el calor corporal de la mejor forma posible. No debemos olvidar que el esquí es una actividad física y, por lo tanto, la transpiración va a ser alta a causa de la movilidad. Por este motivo la ropa tiene que transpirar y eliminar el exceso de humedad manteniendo la temperatura adecuada para que nuestro cuerpo no se enfríe.

La ropa que debe componer la vestimenta de esquí tiene que ser un mono, un cortavientos o cazadora, calcetines, camiseta, guantes, gorro, y las gafas de sol, que tienen la función de proteger nuestros ojos de los rayos solares que al reflejar sobre la nieve pueden dañarnos las corneas (por eso las gafas tienen que ser oscuras y estar homologadas para la práctica del esquí). No es ropa de esquí, pero la protección con crema solar en la cara es muy importante, en especial para los días de sol.

Por otro lado, una de las partes más importantes del equipo de esquí son las fijaciones del propio esquí, que tienen la función de protegernos de las lesiones de rodilla principalmente, ya que mantienen fijas las botas, pero deben estar preparadas para desenganchar el esquí en caso de caída según tu nivel y tu peso.

Otra de las partes importantes del equipo son las botas. Es imprescindible que compremos unas que se adapten perfectamente a nuestras necesidades ya que vamos a pasar largas horas con ellas practicando deporte. Es necesario que nos faciliten un agarre del tobillo y las demás partes del pie para evitar lesiones, pero no tenemos que olvidar que tener una buena movilidad es importante para el mejor desarrollo de la actividad. Unas buenas botas tienen que combinar ambas cosas.

Los esquíes son otra parte fundamental del equipo y es que con ellos es como nos vamos a desplazar a lo largo de toda la jornada. Si somos principiantes es mejor elegir esquíes más cortos que son más fáciles de manejar, aunque el deslizamiento no es el mismo que con otros más largos. Es importante que los esquíes frenen adecuadamente y que practiquemos esta frenada antes de ponernos en pista, ya que es fundamental saber cómo parar en situaciones de peligro.

Los bastones son también una de las partes del equipo que nos van a servir para guiarnos al desplazarnos, pero en caso de caída pueden causarnos lesiones en los dedos pulgares de las manos al estar agarrados a ellos. Para evitar esto necesitamos utilizar palos con mangos ergonómicos que se adapten a las manos teniendo en cuenta que al meter las manos en las gomas que acompañan al mango hay que hacerlo de forma que al caernos queden liberadas para disminuir el riesgo de lesión.

Así que ya sabéis, no hace falta volverse loco, pero hay que estar preparado para que el objetivo sea disfrutar de los días de esquí.