Ponte En Forma Y Mejora Tu Coordinación Para Patinar

Dado que ya está aquí el buen tiempo y con él podemos disfrutar de estar al aire libre queremos animaros desde sports4love para que salgáis a patinar y disfrutéis de los parques y de la buena compañía, vuestra media naranja, si es posible.

Os vamos a recomendar una serie de ejercicios que os servirán para fortaleceros físicamente y para que mejoréis vuestra coordinación. Y como siempre os recomendamos, es mejor hacerlos en pareja, con vuestra media naranja.

1-Algunos le llaman “el trenecito”, una amiga mía lo llama “patinaje de huevo”… En fin, no creo que exista un nombre definido porque cada uno lo llama como quiere. Es un ejercicio que surge muchas veces de forma espontánea en los patinadores principiantes con ganas de probar movimientos.
Se rueda sobre ambos patines sin levantar los pies del suelo. Rodando se cambia la posición de las piernas de una X a una O alternando el movimiento, doblando las rodillas hacia dentro y estirándolas hacia fuera. Los patines se inclinan hacia dentro y hacia fuera con cada movimiento. No sólo entrenamos la coordinación sino que además se entrenan los músculos interiores de las piernas y se fortalecen los laterales de las rodillas. Con este ejercicio podemos llegar a coger bastante velocidad.

2-Aquí vamos como en una marcha militar: Comenzamos con paso cortos y a la vez movemos los brazos de forma rítmica por delante del cuerpo como si estuviéramos marcando un ritmo de desfile callejero o desfile militar.
Cuando damos un paso con el pie izquierdo, cruzamos el brazo derecho por delante del cuerpo como si fuéramos a llevar la mano extendida al hombro contrario. Luego damos un paso con el pie derecho y cruzamos el brazo izquierdo por delante del cuerpo.

El ejercicio tiene su gracia. A mí me recuerda a una profesora de hace 30 años que caminaba con mucha determinación cuando se enfadaba y cruzaba los brazos de la misma forma. ¡Me la imagino sobre patines!

3-Patinamos como sobre hielo con un ritmo muy tranquilo y sujetamos los brazos por detrás de la espalda. La parte superior del cuerpo y los hombros no se mueven casi y evitamos doblarnos demasiado por la cadera. Patinamos como un pensador paseando, sólo que sobre ruedas.

4-Nos impulsamos varias veces seguidas con el mismo patín y dejamos rodar. Un poco como si intentáramos patinar sobre una sola pierna, pero sin perder el equilibrio porque antes de eso nos volvemos a impulsar con la misma pierna.

5-Slalom: Patinamos alrededor de árboles, farolas u otros elementos. Si no hay nada parecido nos podemos construir un slalom propio con piedras o con la mochila.

6-Utilizamos una pelota de tenis y regateamos con ella como en el baloncesto, pero patinando.
Eso es, la botamos con la mano en el suelo. Cuando damos un paso con el patín izquierdo lanzamos la pelota con la mano derecha de forma que rebote en el suelo junto al patín. Así vamos patinando 15-20 botes de pelota y después cambiamos de mano y de pie.
Para quien lo consiga sin problemas hay una variante algo más difícil: Botar la pelota en la parte de fuera.

7-Se trata de pisar la sombra del compañero. Esto hay que entrenarlo con otro patinador: Un patinador patina con muchos cambios de dirección y giros inesperados. El otro patinador le sigue, intentando “pisar su sombra”. Como los niños pequeños, pero sobre patines.

8-Estando quietos de pie, damos un paso a un lado de forma brusca. Repetimos al menos cinco veces para cada lado. Se puede repetir la serie lo que apetezca.

9-Esto se puede realizar con pequeños conos sobre el suelo o fijándonos en algún detalle del suelo para orientarnos como en una pista de slalom. Patinamos en slalom con los pies, los patines en paralelo, y después volvemos en slalom con los patines separados uno tras otro.

10-Aquí ejercitamos el patinaje sobre una pierna a la vez que subimos la otra pierna. A buena velocidad, damos un fuerte impulso y guardamos el equilibrio, dejándonos rodar sobre una sola pierna. La otra pierna está extendida en el aire delante de nosotros y nos mantenemos todo lo erguidos que podamos.
Cuando estamos a punto de quedarnos parados nos volvemos a impulsar y repetimos. Al cabo de unas cuantas veces cambiamos de pierna. Los que no puedan soportar el peso de la pierna extendida simplemente suben la pierna y doblan la rodilla en vez de extender toda la pierna.
Esto no sólo es difícil porque rápidamente se agarrota el muslo de la pierna levantada, sino que con mala suerte nos podemos desequilibrar y caer hacia atrás. Por eso se recomienda hacer esto con casco y protecciones.

Leave a Comment

Related Posts