Quiero Más

Quiero más. Sea como sea, todos hemos pronunciado en algún momento esas palabras. Yo particularmente la última vez que las he pronunciado ha sido esta mañana.

Me encontraba en la piscina de mi casa ya que todas las mañanas suelo bajar a nadar aprovechando que hay poca gente y la piscina está a mi entera disposición. Suelo estar nadando una hora aproximadamente, y después de esa hora ya estoy con el cuerpo exhausto, o eso me solía pasar, pero esta mañana algo era diferente.

Antes de empezar a nadar hoy me sentía con más fuerzas, con más ganas, con ganas de “destrozar” la piscina, en fin, que estaba lleno de energía. No sé si era porque había descansado bastante, porque había desayunado bien, o simplemente porque me había despertado así. Así que me he puesto mi gorro, mis gafas y me he tirado al agua.

Cuando ya se había cumplido una hora desde que había empezado a nadar seguía pletórico, no me fallaban las fuerzas, seguía lleno de energía, devoraba metros de la piscina como quien se bebe un vaso de agua después de una maratón. Estaba imparable y justo cuando iba a parar de nadar (después de una hora), en mi cabeza resonaron esas dos palabras: “quiero más”. Resonaron tan fuerte que las hice caso y seguí nadando. Para mi sorpresa, mis energías en vez de ir a menos iban a más y me motivaban para seguir nadando e incluso para aumentar el ritmo. Estaba encantado.

Así estuve un buen rato más, media hora más exactamente, hasta que la piscina se empezó a llenar de niños jugando por lo que tuve que parar (pero podría haber seguido así mucho más tiempo). Cuando salí del agua y me sequé estuve reflexionando, ojalá esta sensación la tuviera siempre, sería imparable, imparable en cualquier aspecto de mi vida.

Así que desde ese momento, esta mañana, he decidido que esa va a ser mi filosofía y que la voy a aplicar a todos los aspectos de mi vida. Y es que es curioso cómo las cosas y momentos que no esperamos nos llenan de vida y nos inspiran.

El deporte es muy dado a generar este tipo de sensaciones y motivaciones que bien llevadas te pueden hacer imparable.

Te animo a que encuentres tu propia motivación que te sirva como filosofía de vida y que la sigas para así sacar el mayor partido a este gran deporte que es la vida.

Leave a Comment

Related Posts