Sudando

Noto que no puedo respirar, cada vez me cuesta más dar una bocanada de aire, las piernas me pesan, mi cuerpo arde, noto como las gotas de sudor caen por mi frente, mojan mis ojos y casi no me dejan ver, es una sensación durísima… ¡pero me encanta!, podría seguir así durante horas.

A muchos les resultará familiar, son ese cúmulo de sensaciones que vives cuando lo das todo, cuando corres y te superas, cuando vas en bici y das el resto, cuando estás con la pala en la mano y te vienes arriba.

Eso quiere decir que puedes con todo, que no te rindes, que el mundo es tuyo, que es tu momento y que nada te va a parar. Si eres un sportlover no hace falta que te cuente nada más `porque sabes de lo que te estoy hablando. Si todavía no lo eres, te invito a que lo descubras.
Hacer ejercicio a alta intensidad puede parecer que no está al alcance de todo el mundo, pero eso no es cierto. Te animo a que lo descubras (siempre con cierto cuidado y control, y si tu salud te lo permite que no queremos disgustos) y para ello te vamos a dar unos consejos.

Lo primero que tienes que hacer es encontrar un deporte que te guste y que te motive. Esto es fundamental ya que si queremos darlo todo necesitaremos que nos apasione porque si no, nos quedaremos siempre a mitad de camino. Puede ser un deporte que ya practiques o uno nuevo que te llame la atención y quieras empezar con él.

Entrena, es muy importante, La clave del entrenamiento es la evolución, intentar superarse y hacer o aguantar cada día un poquito más, os sorprenderéis de lo rápido que se puede evolucionar.

Sé consciente de las limitaciones. Nadie conoce mejor su cuerpo que uno mismo (salvo tu pareja a veces…). Tienes que saber qué puedes y qué no puedes hacer, además de conocer tu estado de salud.

Hazlo en pareja. Ya no solo por el hecho de estar acompañado, sino que al realizar deporte en pareja obtendremos una motivación extra que puede ser más poderosa que la mejor de las bebidas energéticas.

Y, por último, disfruta. Disfruta todo lo que puedas de ello, porque cuando se alcance el límite y lo superamos (aunque ello conlleve un gran esfuerzo) descubriréis una sensación brutal. No es fácil de explicar pero tendréis que vivirla para saber de lo que os estoy hablando.

Leave a Comment

Related Posts