Tai Chi En Pareja

Hay muchos deportes para disfrutar en pareja, pero esta vez queremos que disfrutéis de algo que es más que deporte, algo que os ayudará en vuestro día a día y que además de mejorar vuestra coordinación y flexibilidad también os ayudará a relajaros y a encontraros mejor. Además si lo prácticas en pareja los beneficios serán dobles.

El tai chi se trata de un arte marcial traidicional chino que implica un entrenamiento muy completo, tanto de nuestro cuerpo como de nuestra mente. En los últimos años se ha desarrollado también como deporte de competición.

El control de nuestro cuerpo, el equilibrio, la conciencia de nuestro cuerpo en el espacio, el control de la respiración profunda y la coordinación son algunos de los aspectos básicos que se trabajan en el Tai chi, pudiendo practicarlo de forma aislada (contra un adversario imaginario), con otra persona o utilizando ciertas armas (desde abanicos hasta sables chinos).

La práctica del Tai chi se organiza en diferentes “formas” o secuencias de movimiento formadas por un número determinado de “cuadros” o posturas que se van uniendo de manera fluida. En cuanto a organización, puede ser similar a lo que ocurre en el Yoga con las secuencias formadas por diferentes asanas o posturas (como por ejemplo la del saludo al sol).

Además de un entrenamiento para nuestro cuerpo, el Tai chi también se utiliza como medio de meditación en movimiento: el alto grado de concentración que requiere esta práctica hace que sea fácil centrarnos en el “aquí y ahora”.

Para que lo disfrutéis aún más os vamos a dar algunos consejos-.

RELÁJATE: es la premisa básica para la práctica del Tai chi. Mantenernos relajados durante todo el entrenamiento facilitará los movimientos y nos ayudará a mantener una postura correcta.

APROVECHA PARA ESCAPAR DEL ESTRÉS DIARIO: como hemos dicho, la práctica del Tai chi requiere mucha concentración, por lo que durante esa hora en la que lo practiques, si lo haces bien, te liberarás de las cargas mentales del trabajo, los compromisos sociales y demás. Aunque meditar no sea lo tuyo, seguro que liberarte del estrés sí lo es.

LLÉVATE LO APRENDIDO A CASA Y PONLO EN PRÁCTICA EN TU VIDA DIARIA: los principios sobre los que se basa el Tai chi son muy susceptibles de aplicar en nuestro día a día. Desde la consciencia y la mejora de nuestra postura hasta el equilibrio entre lo interior y exterior.