Un Paseo a Caballo

Ya queda menos para que el frío del invierno llegue a nuestras puertas, pero eso no quiere decir que no podáis seguir disfrutando de las actividades al aire libre.

Hoy os vamos a proponer un plan, que a mí particularmente me parece muy romántico: un paseo a caballo por el campo. Esta experiencia se puede volver aún más idílica si tenéis la suerte de realizarla después de una buena nevada. No le tengáis miedo al frío, sólo necesitáis abrigaros bien para estar calentitos y sentir la maravillosa sensación del aire frio acariciando vuestras caras.

Aunque no sepáis montar a caballo, en muy pocos minutos y con un buen instructor podréis subiros a vuestro noble corcel e ir tranquilamente al paso, disfrutando del paisaje y sobre todo de la compañía de vuestra media naranja.

Podréis encontrar infinidad de hípicas en el momento que os alejéis un poco de las grandes ciudades. En todas ellas os facilitarán unas nociones básicas para poder montar a caballo y podréis disfrutar de un maravilloso paseo a lomos de alguno de ellos.

Si aprovecháis a realizar esta actividad en fin de semana, os proponemos darle una vuelta más. Hay algunos sitios de turismo rural en los que podréis pernoctar en dos alojamientos diferentes y desplazaros de uno a otro a caballo a través de unas rutas por el campo.

La experiencia es increíble, hacerme caso, si la probáis estoy seguro de que os enamorará.

Y es que después de una jornada por el campo a caballo podréis veros en un alojamiento con especial encanto, a los pies de una chimenea y tomando una copa de vino (si os gusta como es mi caso) y si sois románticos, no hay mejor experiencia mientras ves todo nevado por la ventana.

Así que animaros a hacer cosas al aire libre con el frío, ya que puede ser que viváis una de las experiencias más románticas de vuestras vidas.

Leave a Comment

Related Posts